Lubricante anal casero: las mejores opciones y cómo hacer uno

El sexo anal es genial, pero requiere de un buen lubricante que facilite las cosas. ¿No tienes ninguno a mano? En ese caso prueba estos ingredientes naturales que te servirán como lubricante anal casero.

A pesar de lo que puedan mostrar las películas, el sexo anal normalmente requiere de una preparación previa que generalmente incluye usar una ducha anal, muchos preliminares, y copiosas cantidades de lubricante anal.

Lubricante anal casero: las mejores opciones y cómo hacer uno

Lamentablemente, no es algo que puedas hacer de manera espontánea como el sexo vaginal, en el que unos cuantos preliminares suelen ser suficientes para que todo esté listo en poco tiempo.

No, el sexo anal requiere un buen lubricante anal, y mucho.

Y aunque hay muchos tipos diferentes de lubricantes que pueden funcionar, pueden ser caros y difíciles de conseguir, especialmente si son de calidad.

Lo ideal es que sea un producto con base de silicona, espeso, extradeslizante y de larga duración.

Te interesará: Lubricantes para sexo anal: las mejores opciones

Algunas personas también tienen problemas con los productos comerciales, especialmente los de base acuosa, ya que a menudo tienen largas listas de ingredientes químicos y pueden causar reacciones alérgicas si tienes la desgracia de ser sensible a uno de los compuestos.

Además, también está el tema del sexo imprevisto. ¿Qué pasa si no tienes ningún lubricante anal a mano? ¿Qué vas a hacer?

Hay muchas razones por las que podrías necesitar una solución casera, así que vamos a ver la crème de la crème de los sustitutos de los lubricantes anales.

Lubricantes anales naturales

Primero, veamos las opciones más fáciles.

Los siguientes ingredientes son artículos de uso doméstico que son baratos, están fácilmente disponibles, y pueden ser usados como deslizante.

No tienes que mezclarlos con nada ¡están listos para usar cuando tú lo estés!

Aceite de coco

El aceite de coco se ha ganado el estatus de superalimento en los últimos años por sus beneficios para la salud de la piel, el cabello, el corazón, etc.

Sin embargo, el aceite de coco puede usarse de manera increíblemente efectiva como lubricante, especialmente para el sexo anal.

Dura mucho más que un producto con base de agua, que se seca rápidamente, y es un compuesto 100% natural, por lo que es poco probable que experimentes una reacción alérgica, a menos que tengas alergias al propio coco.

La única desventaja es que daña los preservativos, al igual que los de base oleosa.

Otra desventaja es que tarda bastante en eliminarse completamente de tu cuerpo, ¡pero tranquilo, no causa ningún daño mientras está dentro!

Si te sientes particularmente juguetón, también es comestible, ¡así que no dudes en usar tu imaginación!

Lo bueno del aceite de coco es que tiene un olor muy agradable, y es barato, por lo que resulta una buena opción para no salirte del presupuesto.

Aceite de oliva

Mientras te asegures de que es 100% virgen extra, de una calidad decente, y que no ha caducado, puedes usar el aceite de oliva con total tranquilidad como lubricante anal.

El de oliva tiene una consistencia más ligera que otros aceites vegetales, por eso es más conveniente para el sexo vaginal y anal.

Pero al igual que el de coco, hay que tener en cuenta que va a dañar los condones de látex/poliisopreno y tardará un tiempo en salir de tu cuerpo.

Su sabor y olor es más intenso que el de coco, y puede que no guste a todos los paladares.

Gel de aloe vera

El gel de aloe vera es un lubricante con base de agua natural, lo que significa que puedes utilizarlo con preservativos.

Esto lo convierte en el lubricante ideal de uso general, tanto para el sexo vaginal como anal, con o sin condones.

Es más barato que la mayoría de los productos comerciales con base acuosa, lo cual es genial, pero puede volverse un poco pegajoso a medida que se seca, y a algunas personas les resulta incómodo.

También ten en cuenta que la mayoría de los geles de aloe vera tienen un 99% o 99.5% de gel de aloe vera. Algunos contienen conservantes y aditivos, así que asegúrate de no ser alérgico a ninguno de los ingredientes.

Aún así, si usas el gel en tu piel regularmente y no experimentas ninguna reacción adversa, entonces es poco probable que tengas problemas al usarlo como un lubricante improvisado.

Recetas de lubricantes anales caseros

Si te sientes inspirado y quieres hacer tu propio agente deslizante, entonces tengo un par de recetas para que las pruebes a continuación.

He elegido las recetas más sencillas que he podido encontrar. Nadie quiere pasarse horas mezclando ingredientes solo para hacer un poco de gel para el trasero.

Aceite de coco con aceites esenciales

Sí, el aceite de coco ha vuelto, y esta vez ha traído a sus primos, los aceites esenciales.

Ingredientes:

Mezcla todos los ingredientes ¡Y eso es todo!

La lavanda es conocida por su aroma floral y sus propiedades calmantes, mientras que el YlangYlang se conoce como un afrodisíaco para ayudar a aumentar la excitación sexual.

La menta está diseñada para hacerte sentir un pequeño cosquilleo, pero algunas personas no encuentran la sensación placentera, así que si el cosquilleo no es para ti, no dudes en quitarlo.

Como he mencionado antes, el aceite de coco es una base excelente para un lubricante anal, ya sea en solitario, o con estos ingredientes adicionales.

Puede ser usado con total seguridad para la lubricación anal, pero ten en cuenta que no es seguro para los preservativos, por lo que solo puedes usarlo para el sexo anal sin condón.

Además, ten en cuenta que muchos tipos de aceite de coco son sólidos a temperatura ambiente, por lo que es posible que necesites calentarlo previamente para convertirlo en líquido.

Sin embargo, si vives en un clima relativamente cálido, el coco puede estar líquido a temperatura ambiente.

Aloe Vera con aceite de linaza

Se trata básicamente de un lubricante híbrido que utiliza gel de aloe vera (con base de agua) y aceite de linaza (con base oleosa) para crear una fórmula única, con un aroma único.

Debido a que es un híbrido agua-aceite, la consistencia que no es la típica de la mayoría de los productos anales.

Ingredientes:

Agita todos estos ingredientes en un frasco hasta que se mezclen bien.

La mezcla de aceites esenciales está diseñada para producir un aroma romántico, ¡ideal para un masaje en pareja, así como para el lubricante anal!

Sólo ten en cuenta que no es adecuado para su uso con la mayoría de los preservativos.

Por supuesto, siéntete libre de ajustar las proporciones y cantidades de estos ingredientes según tus preferencias, especialmente si prefieres el aroma de un aceite esencial sobre el otro.

Ingredientes que NO debes utilizar como lubricante anal casero

Cuando eres un adolescente con las hormonas revolucionadas, cualquier cosa te sirve como deslizante improvisado.

Básicamente porque no tienes acceso a los comerciales (¡o no puedes permitírtelos!)

Sin embargo, no debemos cometer estos mismos errores como adultos, y hay mucha des-información sobre ciertos artículos del hogar que debe ser aclarada.

Aunque algunos de los lubricantes improvisados de esta sección podrían usarse para el sexo vaginal, personalmente no recomendaría ninguno de ellos para el sexo anal, a menos que quieras conocer lo que es el dolor realmente.

Vaselina

La vaselina está hecha a base de aceite mineral, lo que la convierte en un lubricante con base de aceite.

Esto significa que daña la mayoría de los condones, por lo que no es una opción para ningún tipo de sexo seguro que planees tener.

Además, también es un caldo de cultivo para las bacterias, y puede conducir a infecciones.

De hecho, las mujeres que usan la vaselina para lubricar tienen un 220% más probabilidades de desarrollar vaginosis bacteriana que las mujeres que no la usan.

Otra cosa a tener en cuenta es que la vaselina tarda mucho tiempo en desaparecer de tu cuerpo, especialmente si está en lo profundo del ano.

Además, es sucia y grasienta, arruinando tu ropa y sábanas si no tienes cuidado.

Saliva

La saliva como lubricante no debería ser un problema... tiene una base acuosa, está fácilmente disponible, y la produce nuestro cuerpo de forma natural.

Aunque no es lo ideal, la saliva puede funcionar lo suficientemente bien para el sexo oral y posiblemente para el sexo vaginal, aunque es posible transmitir infecciones (a través de la saliva).

Sin embargo, no tiene la consistencia suficientemente resbaladiza o duradera como para facilitar un sexo anal cómodo durante un período de tiempo prolongado.

Créeme, si tratas de introducir un pene por el ano con nada más que un poco de saliva, lo vas a pasar muy mal y posiblemente incluso dañes tu tracto anal.

Además, puede dejar la piel seca.

Jabón líquido

Algunas personas asumen que, debido a que el jabón líquido es un limpiador, puede utilizarse sin problemas como lubricante anal.

Aunque hay cierta lógica en ello, no se ajusta a la realidad.

De hecho, el jabón puede causar una sensación de ardor en los genitales, especialmente en el pene y la vagina, por lo que no es una buena idea arriesgarse por el ano.

La mayoría de los jabones también tienen un pH de 7-9, lo que los hace ligeramente alcalinos, mientras que el ano tiene un pH de 6-7, ligeramente ácido.

Este desajuste del pH puede producir problemas e irritación.

El mejor lubricante anal natural para usar con condón

Si quieres ahorrar dinero o simplemente vas a tener sexo anal seguro de forma esporádica, entonces el gel de aloe vera es sin duda la mejor opción para usar con condón.

Esto se debe a que el aloe vera tiene una base acuosa natural, por lo que no reacciona con el látex o el poliisopreno como lo hacen los de base oleosa.

Siempre comprueba que no eres alérgico a los ingredientes y que no hay ningún compuesto que quieres evitar.

Espero que esta guía te haya ayudado a entender qué usar -y qué no usar- como lubricante anal casero, ya sea que estés probando algo nuevo o buscando condimentar tu ya excitante vida sexual.